Costo Anual Total (CAT) ¿Qué es y cómo se calcula?

Cuando se trata de pedir créditos y del mundo financiero en general, no es extraño toparse con términos extraños y desconocidos. Entre estos términos, se encuentra uno muy importante que se conoce como CAT (siendo un acrónimo de las palabras Costo Anual Total), el cual tiene una gran influencia en los préstamos personales y el cual puede suponer un cambio drástico entre un préstamo ventajoso y otro que no te supone ningún beneficio. ¿Listos para saber qué es lo que encierra el CAT en los préstamos de dinero?

Qué es el CAT en realidad

El Costo Anual Total es una medida estándar que se encarga de reflejar el valor total que posee un financiamiento, incorporando así todos los costos y gastos que se asocian al uso del crédito y que finalmente se exige al solicitante del préstamo. Dicho en palabras más sencillas, el CAT es aquella medida porcentual que te indica cuánto tendrás que pagar al año por el préstamo que solicitaste, tomando en cuenta tanto los intereses como las comisiones y cualquier otro cobro que el préstamo te haga a ti como usuario. ¡Ni más ni menos!

Para que quede claro qué es el CAT en realidad, nada mejor que un ejemplo: Supongamos que se pide un préstamo de 1000 pesos con una tasa de intereses anuales del 20% (o sea, 200 pesos al año por el interés). A ello se le suma una anualidad de 300 y una comisión por apertura del préstamo del 10% (o sea, 300 y 100 pesos mexicanos respectivamente). Pues bien, ello significa que, aunque hayas recibido 1000 pesos de préstamo, al final tendrás que pagar 1600 pesos en total, teniendo así un CAT promedio anual del 60% (siendo este porcentaje la adición que tendrás que pagar a la entidad crediticia).

Como ves, el CAT es una medida que puede variar bastante pero que, irremediablemente, tiene como fin ayudar al consumidor a pagar sus deudas, siendo lo más complicado de esto sacar el cálculo del CAT ante un préstamo particular. ¡Aunque para eso existen las calculadoras del CAT!

Cómo calcular el CAT

Si quieres calcular el CAT de forma manual, lo único que tendrás que hacer es obtener todos los elementos que componen el préstamo que estás por solicitar (intereses, comisiones y cualquier otro tipo de tasa en general). Una vez obtenidos, suma al precio del préstamo todos aquellos montos que sumen valor a tu deuda sin incluir el IVA, finalizando este proceso sacando el porcentaje de este valor obtenido en base al préstamo neto inicial. ¡Y ahí lo tienes!

Usualmente hablando, las entidades crediticias cuentan con sus propias calculadoras virtuales para calcular el CAT, por lo que no tendrás que preocuparte mucho por este particular.

En qué ayuda saber el CAT

El CAT es un valor numérico que te puede ayudar a comparar con mucha más facilidad diferentes tipos de préstamos que se ofrecen hoy día. Dicho valor, es excelente para saber cuál producto financiero a largo plazo te conviene más, ya que se compara desde la misma base para todo el crédito que sea del mismo tipo (y que tenga el mismo valor, por supuesto). ¡El CAT se calcula de la misma manera en cualquier entidad crediticia del país!

Tomando en cuenta lo antes comentado, se puede decir entonces que te conviene buscar el CAT más bajo al momento de pedir tu préstamo, ya que mientras más bajo sea este valor, menor será la suma de dinero total que tendrás que entregarle a la entidad crediticia que corresponda.

Así que, si quieres obtener el mejor préstamo posible según tus necesidades, opta por considerar el CAT a la par que otros factores que afecten al crédito tales como: periodicidad de los pagos, plazo del crédito, tipo de tasas de interés y demás. ¡Ya lo sabes!